line decor
line decor
   

 

Maratón de escritores 

Netwriters, Madrid, 2011

 

El burro

 

Tuve un burro en mi casa. ¡Pobrecito!

Era manso y leal y era exquisito

su rebuzno de amor y su palmito

lucia por doquier. ¡Qué duendecito!

 

No tuvo parangón y su delito

fue querer ser persona. ¡Qué bonito

su trote de alazán! y ese apetito

insaciable y voraz. Era chiquito,

 

pero tenía un hambre. Despacito

se acercaba a mi mesa. Jovencito

se murió de un infarto. ¡Ay!, maldito

 

el mal que lo mató y aquel trocito  

de dolor con patatas. Mascadito

no lo pudo tragar el angelito.

 

Y yo lo necesito,

mas no pude salvarlo. Es inaudito

que se muriera así. ¡Animalito!

 

Nieves Álvarez Martín